18.10.16

No temas a las palabras | Consejos de un taller de escritura.

¡Buenas tardes personajillos!

El año pasado asumí que, si quería seguir mejorando mi escritura, además de escribir y leer como una bellaca, tenía que empezar a llevar a cabo otras acciones. Hace tiempo que leo blogs sobre escritura y libros sobre el proceso de creación literaria, pero a finales del curso pasado comencé a asistir a talleres de escritura. En otra entrada me extenderé más sobre por qué creo que esto es bueno para los escritores, sobre todo para aquellos que se inician en el mundillo. Pero principalmente me vino bien para conocer otras visiones sobre la escritura, compartir mis letras en voz alta, y caer en conceptos que, si bien parecen obvios, muchas veces se pasan por alto y bien utilizados tienen un gran efecto en nuestros textos (tanto relatos o novelas, como ensayos de no ficción). 
De eso quiero hablaros en esta entrada, y en otras que iré preparando a lo largo de estos meses: de consejos y lecciones que aprendí (y sigo aprendiendo) en estos talleres de escritura, y que creo que pueden ayudaros de alguna forma.


AVISO: La escritura no viene con ningún libro de recetas y yo no soy, ni mucho menos, un chef profesional que pueda redactaros uno. Este tipo de entradas son escritas sin ninguna intención de adoctrinar sino con ganas de compartir experiencias y consejos que a mí, personalmente, me parecieron útiles. Se aceptan (e incluso se desean) respuestas que den pie a debate o a completar lo visto :D

En esta primera entrega quiero hablaros sobre quitarnos el miedo a las palabras. Esta idea engloba muchos aspectos, que vimos en una sesión del taller al que asistí con Fuentetaja, después de leer algunos de nuestros textos y atendiendo a las correcciones del "profesor" [y lo pongo entre comillas, no porque no fuera bueno, porque era fantástico y aprendí muchísimo en un mes, sino porque no creo que sea la palabra más adecuada, era más un escritor que nos escuchaba y orientaba y animaba a participar.]
¿Qué quiero decir con eso de perder el miedo a las palabras? Varios aspectos que vemos a continuación:

  • Los eufemismos no funcionan:
Un ejemplo muy claro que vimos en uno de los relatos fue el "dormir para siempre" como forma de decir "morir". Yo también creía que sonaba más poético, más suave, más bonito. Pero los eufemismos como este te tiran al melodrama, revelan pudor y te distancian de los hechos. En una novela o un relato corto, tiene un golpe de efecto mucho mayor decir que alguien "murió" que "pasó al otro lado", a no ser que esté justificado y sea, por ejemplo, porque un padre prefiere explicarle así la muerte a un niño pequeño, pero eso ya depende de los personajes. 
Vimos que los eufemismos en la literatura equivalen a ir de puntillas.  No hay que tener miedo a elegir una palabra concreta, ni dar vueltas y vueltas para no llamar a la cosas por su nombre. Aunque creamos que es agresivo o que al lector le puede incomodar, si lo que cuentas es tal y como sucedió (en tu cabeza, vaya) está justificado.

  • Mostrar los defectos es positivo:
En el taller hicimos un ejercicio que consistía en escribir diferentes frases con la fórmula "Me acuerdo de..." o "Recuerdo...", como una mirada hacia dentro de nosotros mismos. Así nos dimos cuenta de que cuando recordamos nos ponemos nostálgicos y parece que exaltemos nuestra figura. En la vida real desconfiaríamos de alguien sin defectos, así que a la hora de crear personajes tenemos que humanizarlos, mostrar vulnerabilidad para que el lector pueda confiar en ellos. 
Un ejemplo de personaje no creíble son las Mary Sues, y su equivalente masculino Gary Stu. Este término es muy común en Fanfiction. Se usa para designar a un prototipo de personaje que se caracteriza por estar idealizado en exceso, hasta el punto de perder todo el realismo. También suelen ser un reflejo del alter ego del autor que se introduce así en la historia. Las Mary Sues y Gary Stus no tienen defecto alguno, o si lo tienen es nimio frente al resto de sus impresionantes habilidades. Suelen tener un pasado trágico y misterioso y acaparan la mayor parte de la historia sin ninguna otra justificación que las fantasías del autor. Resumen: A nadie le gustan las Mary Sues. Tus personajes tienen que mostrarse humanos, con todos los defectos que eso conlleve, para que el lector pueda empatizar con ellos. En esta página web puedes hacer un test (en inglés) para comprobar en qué medida estás creando una Mary Sue.

  • Los tacos, con sentido:
Igual que antes hemos dicho que no tenemos por qué censurarnos, también tenemos que saber cuándo estaría bien evitar X palabras. En los dos talleres a los que he asistido se dijo en algún momento que el tema de las palabrotas es bastante complejo y subjetivo, pero en ambos se coincidió en que tampoco tiene ningún sentido plagar el texto con "Joder" y "Mierda", a no ser que la situación lo pida.
Si queremos que la personalidad de un personaje quede marcada por ese tipo de vocabulario o su procedencia, igual sí nos conviene que diga más tacos que otro, pero porque así lo pide su caracterización. E igualmente tendremos que darle una motivación, historia o explicación a esa característica. 
Si simplemente usamos los tacos para manifestar enfado o frustración, será mejor que no abusemos de ellos, tiene mucho más fuerza expresar esas emociones mediante el lenguaje no verbal del personaje, con gestos, expresiones o actitudes contra objetos que tenga a su alrededor. 



Y hasta aquí la entrada de hoy. Espero que os haya resultado útil, y si tenéis alguna duda o queréis más entradas concretas de este tipo no dudéis en decírmelo (podéis contactar conmigo aquí o en cualquiera de las redes sociales de la barra lateral).

Recordad que cualquier sugerencia, crítica constructiva, halago, tomatazo u otras hortalizas son bienvenidos en la casilla de comentarios. También puedes compartir el post con los botones que encontrarás abajo


 


(¡abrazos eléctricos!)

5 comentarios:

  1. ay me ha parecido sumúper interesante, desde luego los talleres de escritura son muy muy útiles, pero o creo que hay que tener también un ojo crítico a la hira de no dejarse llevar completamente por lo que pueda decir el profesor, porque igual puedes perder tu estilo personal. Además, hay diferentes tipos de talleres. En el que estuve yo lo que hacíamos era exoerimentar con diferentes tópicos o estilos literarios, pero no nos llegaron de hablar de cosas que hacer o que no en plan teoría. Yo desde luego los recomiendo muchísimo.
    Lo que más me ha llamado la atención ha sido lo de las Mary Sues y los Gary Stus, porque muchas veces pecamos de exactamente eso, de personajes muy idealizados cuando a mí personalmente me llaman muchho más la atención protagonistas más bien conflictivos, o incluso antagonistas de la historia.
    Sigue así porfaplis que me está encantando el rumbo que está tomando el blog 💕💕

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Christie!
      Me alegro de que te haya parecido interesante, aunque yo también pienso que hay que ser crítico con las cosas que dice el profesor y no creértelo todo al pie de la letra. Sobre todo por lo que he comentado, que en realidad no existe ningún Manual de escritura como tal. Asisto a otro taller en el que el profesor dice cosas interesantísimas pero con algunas yo difiero por completo o me plantean muchas dudas. Supongo que el simple hecho de escuchar a otros y plantearse otras dudas ya cuenta como aprender :)
      Y bueno, lo de las Mary Sues es un crimen, pero si las encuentras en tono de parodia te ríes un montón.
      Me alegro mucho de que te esté gustando el blog. Gracias por pasarte como siempre <3
      (abrazos eléctricos.)

      Eliminar
  2. He clickeado en "gracias por la inspiración", pero podría haber hecho click a cualquiera de las opciones que nos das. Me ha encantado esta entrada. Te voy a pedir así, ya de ya que nos enseñes más de este taller, que nos acerques sus clases, sus enseñanzas. Yo siempre he querido ir a uno porque considero que ni mucho menos una sabe todo, y que, a pesar de controlar el tema de la escritura, te hace limar todo lo que no controlas. A ver si consigo animarme y apuntarme a alguno.

    En cuanto a la entrada en sí, me ha gustado muchísimo. Los tres puntos que nos has dejado son cosas que intento hacer y que, por suerte, consigo en algunas ocasiones. De hecho uno de mis personajes estrellas, Tat (y Rumanía), son las personas más imperfectas del mundo. Desde ellas todos y cada uno de mis personajes han sido humanos, estúpidos, metepatas, etc, etc. Puede que sea el tercer punto el que más me cueste y es por el hecho de que soy una malhablada jajajajaja. Los insultos los meto en exceso, y es porque, realmente, yo los digo en exceso cuando estoy enfadada, y así se refleja en mis personajes. Lo intento limar porque considero que no tienen que parecerse a mí y que cada insulto necesita su "cuerpo", pero bueno, mis personajes siempre son tan malhablados y chungos que espero poco a poco ir limándolo. El primer punto, por suerte, lo tengo más desarrollado. Tengo que rebajar los insultos, y por ende, no peco de suavizar las cosas, aunque es verdad que a mi modo de ver y como has dicho, hay situaciones en las historias que piden un poco de tacto. Pero como siempre, eso tiene que ver con la historia, el personaje y todo lo que nos rodea.

    gracias por estas entradas,
    espero más así.

    un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hooola While!
      ¡Cuánto me alegro de que te haya gustado tanto la entrada! Precisamente porque no quería parecer una sabelotodo. Pero sí, yo te recomiendo encarecidamente que te apuntes. Eso sí, busca uno bueno porque sino igual no te merece la pena, mira bien qué organización programa el taller y sobre todo quién lo imparte: si es escritor, profesor... esas cosas.
      Me alegro también mucho de que los diferentes puntos te hayan servido para repasar tu propia escritura y pensar sobre qué cosas igual deberías limar y sobre cuales ya tienes el trabajo medianamente hecho (A Ru la conozco y puedo decir que es un desastre como persona humana la pobre pero se le quiere mucho igual).
      Muchísimas gracias a ti por comentarios así ^-^
      (abrazos eléctricos.)

      Eliminar
  3. Cada día voy admirándote más, Martha P.
    Tu querida ardilla,
    Bea

    ResponderEliminar

Estoy abierta a críticas constructivas, halagos, tomatazos y otras hortalizas.
No tengas miedo, prometo no morder (a no ser que seas SPAM, hum).